¿Cómo elegir mi mascota?

Tener una mascota es una experiencia única, pero no es una decisión que pueda animales.jpgtomarse a la ligera. El primer paso es analizar bien qué es lo que estás buscando, es decir, cuáles son tus motivaciones a la hora de tomar la decisión de incorporar un nuevo integrante a la familia.

Las necesidades son muy variadas: un compañero para la vida cotidiana, un guardián de la casa, un amigo para paseos por la naturaleza, un regalo para que tus hijos asuman responsabilidades, etc.

Tu nuevo amigo… ¿canino o felino?

Si dudas entre un perro y un gato, lo único que tienes que hacer es mirarte a ti mismo para encontrar la mejor opción: si eres una persona activa, un perro te acompañará en tus paseos con entusiasmo, pero si te encantan las películas en casa o eres un lector empedernido, no hay nada mejor que un gato.

Por otro lado, la raza es otro de los aspectos que habrá que valorar. El carácter varía, tanto en ejemplares caninos como felinos. Además, no te exigirá la misma dedicación un compañero de pelo largo que uno de pelo corto. Asimismo, existen razas con una mayor predisposición a sufrir determinadas patologías.

La importancia del entorno

También debes estudiar tu entorno, que será el de tu mascota: si vives solo o con niños pequeños o adolescentes, el tamaño de tu vivienda, tus costumbres cotidianas, tu forma de ser y tus limitaciones. Un animal de compañía requiere un espacio, juegos, mimos, etc. y tienes que reservar parte del tiempo del que dispones para él.

Seguro que existe la mascota perfecta que se adapta a tu entorno y costumbres. Si escoges con responsabilidad, no te arrepentirás de incorporar este compañero a tu vida. Si te preocupan los gastos de alimentación y de veterinario que obviamente demandan los animales domésticos, reflexiona sobre la devolución que ellos realizan a tu inversión contribuyendo a tu salud física y psíquica

Múltiples beneficios

Hay quienes sostienen que la convivencia con animales domésticos reduce los riesgos de enfermedades cardíacas y disminuye la presión arterial. Además despiertan el sentido de la responsabilidad en los más pequeños e, incluso, hay estudios que revelan que aumentan su inteligencia y sus habilidades sociales y cognitivas, suavizan el carácter rebelde del adolescente y aumentan su autoestima.

Para los ancianos un animal de compañía puede satisfacer necesidades psicológicas como afectividad, acompañamiento, sentido de la pertenencia, pudiendo compensar las carencias de los sistemas tradicionales de apoyo social. Por supuesto, las mascotas contribuyen a nuestra sociedad en muchos otros aspectos, pensemos en los perros policía, en los que intervienen en las campañas antidroga o en los de rescate, donde día a día demuestran su coraje y fidelidad. En resumen, nosotros les damos pero ellos también nos dan y mucho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s